Tendencias actuales de la ciencia ecológica y sus implicaciones sobre la conservación de los recursos naturales


Por: Alejandro Olvera
El desarrollo industrial y urbano actualmente están dañando plenamente el medio que nos rodea, con el también se están dañando hábitats de especies animales y vegetales, ayudando así a la extinción de los mismos.

Es importante recalcar que nuestra existencia como seres humanos ha dejado una huella notable en la degradación del planeta y solo con nuestras aportaciones podremos renovarlo poco a poco. Es decir, sin nuestro apoyo, la recuperación de forma natural tendrá una velocidad demasiado lenta. Hasta el momento han desaparecido aproximadamente 31% de las especies terrestres, un 28% de las especies de agua dulce y un 27% de las especies marinas. El uso de combustibles fosilizados es cada vez más notable debido a que estos se empiezan a agotar por su uso extremo.

La ciencia ecológica nos tiene como propuesta lo siguiente: Organizar un amplio programa ecológico interdisciplinar con fases y proyectos para la prevención de problemas y conservación de zonas naturales.

Es necesario que tomemos en cuenta esta propuesta, ya que nos encontramos en medio de una “demanda ecológica”. Una demanda ecológica es la acción de consumir demasiados recursos naturales con rapidez extrema. Y la consecuencia es grave ya que la capacidad regenerativa de la Tierra, no alcanza para llenar nuestras expectativas…

Una persona que estudia la ecología y naturaleza mencionó… ”Es tiempo de tomar algunas decisiones vitales: cambiar nuestros estándares de vida para reducir nuestro impacto en el mundo natural, pero esto no es fácil. Las ciudades, las fuentes energéticas y los hogares que construimos en nuestras sociedades consumistas, deben transformar sus patrones para una vida sostenible, para nosotros y las futuras generaciones…”

Estas palabras no dicen más que la realidad de las cosas, debemos de ponernos a pensar en el mal que estamos causando. La magnitud del problema es tan grade, que las futuras generaciones no tendrán los mismos gozos con los que contamos hoy en día. El deterioro de los recursos naturales a nivel mundial nos han conllevado a preguntarnos cosas importantes sobre la manera en la que se están usando, así como sobre las perspectivas de desarrollo futuro al ritmo de explotación actual. El recuento de los daños se incrementa año con año.

Corresponde a las sociedades aportar mantenimiento a los ecosistemas, para poder cosechar de ellos los bienes que se necesitan, con la calidad y continuidad que se desea. Queda claro que no existe un procedimiento para la restauración ecológica. En cambio, sí existe una serie de fundamentos los cuales, sí se articulan de manera inteligente en la práctica, pueden contribuir a atenuar los daños causados a distintos ecosistemas.

Es muy probable que nunca recuperaremos la condición óptima de cada uno de los ecosistemas que hemos dañado, pero sí podremos devolverle a áreas actualmente inservibles una proporción significativa de su composición, estructura y funciones originales. Esto par que buena parte de su riqueza y productividad se recuperen y que con ello, los servicios y bienes ambientales que demandamos puedan tenerse disponibles por más tiempo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: