Contaminación y desastre en México


Por Alejandro Olvera
En las últimas décadas se ha mencionado que los humanos estamos terminando inconscientemente con las riquezas naturales que el medio ambiente nos ofrece. Hemos estado contaminando hasta el aire que respiramos, así como el agua que consumimos a tal grado que miles de personas a nivel mundial mueren de enfermedades como el cólera, salmonelosis, diarreas extremas, asma y paros respiratorios, todo por los desechos tóxicos que son lanzados a la atmosfera por las grandes industrias.

Al analizar los diferentes tipos de industrias, nos encontramos también con aquellas metalúrgicas y fundidoras que emanan toxinas y nitratos que propician la extinción de especies y mortandad humana, En ejemplo, tenemos a la planta “Peñoles” ubicada en Torreón, Coahuila. En distintos estudios realizados en la ciudad, se hizo notar que el agua y aire del lugar están altamente contaminados por distintos metales pesados, como plomo, arsénico y cadmio.

Esto ha provocado que muchos de los pobladores de la región lagunera, resulten afectados en cerebro, riñón, sangre y en algunos casos se presentan enfermedades como cataratas y cáncer de piel. Las consecuencias son fatales, pues el problema está acabando poco a poco con los habitantes de las áreas aledañas a la planta, entre más cerca vivan las personas de la zona industrial, tienen más probabilidad de ser afectados.

Los contaminantes desechados por la empresa antes mencionada, se suman a los provenientes de los automóviles, estos se han concentrado en altas cantidades provocando así un efecto invernadero en la ciudad. La lluvia ácida también está siendo cada vez más pronunciada.

No obstante a las desconsideraciones que tenemos, nos encontramos también con Cuatrociénegas. Una zona en la que habitan especies de flora y fauna acuática terrestre, únicas en el mundo, y están desapareciendo por el criminal asesinado que estamos cometiendo hacia esta maravilla. Todo por la irresponsabilidad de personas que establecieron sus cultivos cerca de esta conservación y están utilizando sus aguas para regar sus producciones.

El crecimiento de la población produce que las ciudades se expandan, por lo que bosques y selvas como la Lacandona son talados inmoderadamente para construcción de nuevas viviendas y campos de cultivo. La agricultura ha implementado también el monocultivo, práctica en la que enormes extensiones de terreno se cultivan con una sola variedad de planta. Como consecuencia, esto nos trae empobrecimiento total de ecosistemas y por consiguiente pérdida de hábitats y de especies. Otro ejemplo que se puede mencionar es el Valle de Juárez, zona en la que años atrás podíamos observar una gran variedad de vegetación y fauna. Ahora sólo podemos ver terrenos secos y algunos fraccionamientos

Cada vez son más los lugares pavimentados, lo que acaba también con algunos ecosistemas, forzando a las especias a emigrar o tratar de adaptarse al nuevo medio. Una noticia alarmante para la humanidad es el problema que estamos atravesando mundialmente. La escases de agua. Realmente muy pocas personas hacen algo por por cuidarla, puesto que la mayoría derrama químicos y otros abrasivos en alcantarillados que a final de cuentas terminan desembocando en ríos y lagos.

Otros problemas más que la humanidad vive actualmente, son el calentamiento global y el agrandamiento del agujero en la capa de ozono, así como su adelgazamiento. También la basura que desechamos diariamente en nuestro hogar, es perjudicial  para el medio. Un caso claro de contaminación, son los pañales desechables y llantas pues cada uno tarda más de 500 años en desintegrarse y reincorporarse al suelo.

Hemos dañado tanto a la naturaleza por años y ahora sufrimos las consecuencias.

Para concluir, se tiene que mencionar el estrecho cuidado que se debe tener con las acciones y actividades que realizamos diariamente, ya que debemos recordar que actos nocivos nos conllevarán a problemas y secuelas negativas para nuestra salud y bienestar, pero sobre todo al medio ambiente, que es en el que habitarán las próximas generaciones de personas y especies en general.

Anuncios

Participación ciudadana en el mejoramiento ambiental.


Por: Alejandro Olvera
No solo la ciudadanía, si no el mundo entero se consagró unido para lograr un solo objetivo… El bienestar del planeta. Se ha desatado una serie de eventos que han conseguido despertar la conciencia sobre muchos problemas ambientales que nos dañan a nosotros y seguramente también a futuras generaciones. Entre ellos el calentamiento global.

La participación humana en el desequilibrio ambiental ha sido la principal fuente de torrentes perjudiciales para el medio ambiente. En el presente año, un evento global fue anunciado por todos los medios de comunicación existentes, se trata del mencionado concierto “Live Earth” (Un concierto para la tierra), acontecimiento que se llevo a cabo en Junio y en el participaron artistas internacionales que intentaron reunir fondos monetarios. Lo recaudado en todos estos conciertos se destinó a la Alianza para la Protección del Clima.

Es importante destacar que los conciertos apuntaron a bastante más que a sólo recaudar dinero y despertar conciencia para combatir lo que muchos científicos consideran la amenaza más seria que el planeta enfrentó en toda su historia, también se utilizó esta espectacular oportunidad para pedir al público que firmara una solicitud personal de siete puntos, de los cuales el mas significativo era el apoyo a políticas ambientales y la adopción de un estilo de vida personal que minimice el impacto sobre el medio ambiente. Esta solicitud simbolizó la meta de Live Earth, la cual era influir de una forma extremadamente positiva en los seres humanos.

En la información que leí acerca de este evento, también se hacia notar que se calcula que más de dos mil millones de personas siguieron la transmisión en vivo de este evento y más de 5 millones asistieron a los conciertos que fueron conducidos por una lista de artistas, la cual abarcó a todos los grandes nombres de la actualidad. Esta elenco estuvo diseñado para atraer a todos los públicos, desde los adolescentes hasta “ex hippies”, que aún recuerdan las épocas en que realmente creían que el rock podía cambiar el mundo.

Creo que este evento demostró que en la actualidad aun se cuenta con los valores necesarios para poder acabar con gran parte de la contaminación y daño hacia el medio ambiente, el evento Live Earth no solo demostró que se puede reunir a muchas personas, si no que también se logró comprometer a la sociedad a realizar un forzoso descenso del 90 por ciento en las emisiones de dióxido de carbono hasta el año 2050 y un nuevo tratado global sobre el clima hasta el 2009.

Algunas consecuencias históricas que han tenido las actividades productivas de la sociedad en su medio ambiente


Por: Alejandro Olvera
A través de la historia, los desechos por actividades productivas e industriales han traído consigo una ola de consecuencias y la preocupación por el tema es cada vez más pronunciada. Toda sociedad en mayor o menor grado es vulnerable a las transformaciones de su entorno natural, al respecto podemos identificar algunos aspectos que en la actualidad hacen más grave esto…

En primer lugar está la escala del cambio ambiental que afecta cada vez a mayor cantidad de personas. Si bien la migración ha sido una salida empleada por la humanidad para no enfrentar el deterioro de sus recursos, el espacio disponible es cada vez menor de manera que la restauración de ecosistemas se hace socialmente necesaria. Esto se refleja en el nivel de dispersión de la población. Por ejemplo, según el XII Censo General de Población y Vivienda (INEGI, 2000) en México 13.4 millones de personas habitan en poblaciones de entre 2,500 y 14,999 habitantes, y 24.7 millones de personas lo hacen en 196,350 localidades de menos de 2,500 habitantes.

Por otra parte, se sabe que 80% de los recursos forestales está en manos de ejidos y comunidades. Estos datos sugieren a simple vista la importancia de conocer las modalidades de los tipos de propiedad y las relaciones que se dan en ella en el contexto del aprovechamiento de los recursos naturales. Mientras más rápido avanza el deterioro ambiental y las alteraciones en los ecosistemas, más disminuye la capacidad de la sociedad de encontrar medios alternativos para que sus actividades y su economía no se vean afectadas drásticamente.

Si bien la sociedad en su conjunto se ve perjudicada de diversas maneras por el deterioro ambiental, las más directamente afectadas son aquellas comunidades en las que la subsistencia está basada principalmente en actividades primarias como la agricultura y la recolección y cuya capacidad para encontrar medios alternativos de subsistencia es menor. Esto ha llevado a replantear no únicamente la relación entre los seres humanos y la naturaleza, sino también la relación al interior de la sociedad. En este sentido los problemas ambientales están profundamente ligados a otro tipo de problemas sociales relacionados con la justicia y la equidad. Como toda problemática social, la degradación ambiental es estudiada y comprendida por muchas disciplinas que enfatizan la relevancia de cuestiones éticas, culturales, políticas, educativas o económicas, por mencionar algunas.

Si bien cada aproximación teórica nos ayuda a comprender el problema, es importante aceptar que éste se compone de múltiples elementos que no pueden ser abarcados por un solo modelo interpretativo. En este sentido, práctica y teoría deben estar en constante comunicación por medio de la investigación aplicada y el uso de herramientas analíticas en proyectos concretos de manera que se nutran mutuamente. Otro aspecto importante es que las interpretaciones teóricas sobre un mismo problema no sólo pueden diferir en el enfoque sino en sus explicaciones y esto influye directamente en la manera de hacer políticas públicas y proyectos.

Otro ejemplo es el de cuando la Convención de Estocolmo de 1972 determinó que el ruido era uno de los agentes contaminantes más agresivos en los cascos urbanos y en los polígonos industriales. En los últimos diez años el porcentaje de población expuesta a niveles de ruido Leq superiores a los 65 dBA se ha incrementado del 15 al 26%, lo que significa que un elevado porcentaje de la población no está debidamente protegida de los efectos en la salud derivados de la exposición al ruido.

El ruido, desde un punto de vista físico, representa una suma de sonidos caóticos, irregulares y arrítmicos o no periódicos. En la percepción del ruido interviene un alto grado de susceptibilidad, e influyen las circunstancias personales del oyente; también contribuye a la percepción del ruido su duración en el tiempo, la intensidad o el volumen, el tipo de espacio en que se emite y las características físicas del oído humano. El ruido provoca estrés, ansiedad, irritabilidad, aumento de la frecuencia respiratoria, disminución de la capacidad de concentración e incluso, en personas especialmente sensibles, dolor de cabeza y depresión. Las alteraciones pueden ser temporales, lo que provoca fatiga auditiva, o bien permanentes, en este caso tendremos el trauma sonoro, que podrá ser agudo o crónico (este último corresponde a la sordera profesional).

En España los principales consumos de agua corresponden a la agricultura, con cerca del 80% del total, mientras que el sector urbano y el industrial utilizan el 20% restante. Sin embargo, en las ciudades y sus entornos la proporción puede invertirse. Las estadísticas indican que en 1997 el consumo de agua en la Comunidad de Madrid fue de 282 litros por habitante y día. Pero, en realidad, esa cifra es tan sólo el resultado de dividir el volumen total tomado de embalses y captaciones por el Canal de Isabel II (492 hm3) entre el número de habitantes abastecidos (4.779.000). El reparto real del agua gastada, por sectores, según el propio Canal, es aproximadamente el siguiente: 50% doméstico, 17 % industrial, 10% en centros públicos y el resto es no facturado, fugas…

De los datos anteriores podemos deducir que el consumo doméstico es de unos 140 litros de agua por habitante y día. Pero las medias aritméticas resultan a veces engañosas. En realidad, hay grandes contrastes en los consumos medios por persona y día. Por ejemplo, en la ciudad de Madrid, ciertos barrios consumen hasta cuatro veces más agua, de media por habitante y día, que otros. Es el caso de Moncloa (345) frente a Tetuán, Villaverde o Vallecas (entre 90 y 100). La presencia de jardines individuales es un elemento determinante. Sin presentar valores escandalosos, los consumos de una ciudad como Madrid podrían reducirse de forma muy significativa sin mermar la calidad de vida de los ciudadanos mediante medidas sencillas (grifería ahorradora, cisternas de doble uso, electrodomésticos eficientes en el uso de agua, mantenimientos adecuados….).

Sin lugar a dudas el problema de contaminación en el aire es uno de los problemas ambientales más perceptibles y con mayor incidencia sobre la salud de las personas. Según datos de 1995 del Centro Europeo de Medio Ambiente y Salud (OMS) la contaminación atmosférica era responsable en Europa de los siguientes problemas sanitarios en un año: entre 2,6 y 4 millones de personas padecían problemas de tos e irritación ocular, entre 4 y 6 millones de niños sufrían enfermedades de las vías respiratorias inferiores, se produjeron entre 90 y 200.000 consultas en ambulatorios por problemas respiratorios, había 14 millones de personas con reducción de la función pulmonar en más de un 5%, entre 18 y 42.000 personas sufrían la incidencia de la contaminación en enfermedades crónicas pulmonares y se habían registrado entre 4 y 8000 ingresos hospitalarios por enfermedades respiratorias en estrecha relación con la contaminación.

Esta impresionante lista podría aumentarse mucho si se incluyeran aquellos casos en los que la contaminación del aire aparece como la causa o una de las causas más probables de ciertos problemas: éste parece ser el caso de la duplicación de los números de asma y alergias en Europa desde la década de los 80, o de ciertos tipos de cánceres que puedan ser causados por sustancias como el benceno o las partículas en suspensión… La explicación de esta estrecha relación entre contaminación del aire y salud está en el hecho de que unas trece veces por minuto inhalamos importantes cantidades de aire, lo que permite una estrecha relación entre los contaminantes del aire y los organismos humanos. Tampoco cuesta mucho entender que por el mismo motivo el sistema respiratorio es el más afectado. Por supuesto que éste es un caso claro de problema típicamente urbano.

Tendencias actuales de la ciencia ecológica y sus implicaciones sobre la conservación de los recursos naturales


Por: Alejandro Olvera
El desarrollo industrial y urbano actualmente están dañando plenamente el medio que nos rodea, con el también se están dañando hábitats de especies animales y vegetales, ayudando así a la extinción de los mismos.

Es importante recalcar que nuestra existencia como seres humanos ha dejado una huella notable en la degradación del planeta y solo con nuestras aportaciones podremos renovarlo poco a poco. Es decir, sin nuestro apoyo, la recuperación de forma natural tendrá una velocidad demasiado lenta. Hasta el momento han desaparecido aproximadamente 31% de las especies terrestres, un 28% de las especies de agua dulce y un 27% de las especies marinas. El uso de combustibles fosilizados es cada vez más notable debido a que estos se empiezan a agotar por su uso extremo.

La ciencia ecológica nos tiene como propuesta lo siguiente: Organizar un amplio programa ecológico interdisciplinar con fases y proyectos para la prevención de problemas y conservación de zonas naturales.

Es necesario que tomemos en cuenta esta propuesta, ya que nos encontramos en medio de una “demanda ecológica”. Una demanda ecológica es la acción de consumir demasiados recursos naturales con rapidez extrema. Y la consecuencia es grave ya que la capacidad regenerativa de la Tierra, no alcanza para llenar nuestras expectativas…

Una persona que estudia la ecología y naturaleza mencionó… ”Es tiempo de tomar algunas decisiones vitales: cambiar nuestros estándares de vida para reducir nuestro impacto en el mundo natural, pero esto no es fácil. Las ciudades, las fuentes energéticas y los hogares que construimos en nuestras sociedades consumistas, deben transformar sus patrones para una vida sostenible, para nosotros y las futuras generaciones…”

Estas palabras no dicen más que la realidad de las cosas, debemos de ponernos a pensar en el mal que estamos causando. La magnitud del problema es tan grade, que las futuras generaciones no tendrán los mismos gozos con los que contamos hoy en día. El deterioro de los recursos naturales a nivel mundial nos han conllevado a preguntarnos cosas importantes sobre la manera en la que se están usando, así como sobre las perspectivas de desarrollo futuro al ritmo de explotación actual. El recuento de los daños se incrementa año con año.

Corresponde a las sociedades aportar mantenimiento a los ecosistemas, para poder cosechar de ellos los bienes que se necesitan, con la calidad y continuidad que se desea. Queda claro que no existe un procedimiento para la restauración ecológica. En cambio, sí existe una serie de fundamentos los cuales, sí se articulan de manera inteligente en la práctica, pueden contribuir a atenuar los daños causados a distintos ecosistemas.

Es muy probable que nunca recuperaremos la condición óptima de cada uno de los ecosistemas que hemos dañado, pero sí podremos devolverle a áreas actualmente inservibles una proporción significativa de su composición, estructura y funciones originales. Esto par que buena parte de su riqueza y productividad se recuperen y que con ello, los servicios y bienes ambientales que demandamos puedan tenerse disponibles por más tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: