Las palabras se las lleva el viento: La comunicación es primero


social-media

Cuando se abre la puerta de la comunicación, todo es posible. De manera que debemos practicar el abrirnos a los demás para restablecer la comunicación con ellos.
Thich Nhat Hanh

¡Hola!, aquí yo de nuevo dándole seguimiento a mi retomada actividad. Y cómo les comentaba en mi publicación anterior, estaré desarrollando algunos temas que me están provocando corto circuito y que por ende, concluya por hacerme bolas a tal grado que ni yo mismo pueda comprenderme (en la mayoría de los casos). Pero en fin, como bien dicen “para terminar algo hay que empezarlo primero”, y si se trata de algo complicado, hay que desenmarañarlo para de esta forma “comenzar con lo sencillo, luego con lo posible, y de pronto estaremos haciendo lo imposible”, así que sin más preámbulo, ¡aquí vamos!

Desde que tengo uso de razón mis padres siempre me inculcaron (y bendito sea Dios, aún lo siguen haciendo) que para construir lazos fuertes y mantener relaciones sociales plenas, siempre será necesario entablar una buena comunicación. Ésta última no solamente se trata de hablar, sino también de comprender. El procedimiento es sencillo, existe un emisor y un receptor, el emisor codifica y envía un mensaje y el receptor tiene que recibirlo (obviamente), decodificarlo e interpretarlo para poder dar una respuesta de regreso.

Si lo vemos más a detalle, podremos notar que no solo se trata de eso, sino que el comunicarse conlleva también una serie de elementos que hacen de ella una herramienta para llegar a algún objetivo. Si somos observadores, habremos notado al menos en alguna ocasión que hasta los animales mismos se relacionan a través de estímulos, interactúan usando señas, gestos, muecas y algunos hasta muestras de lo que pareciera ser afecto; en resumen, se comunican (muy a su manera, pero se comunican), así que tomando eso como referencia y sabiendo que nosotros los humanos somos la especie más inteligente, me pregunto: ¡¿QUÉ RAYOS ESTÁ PASANDO CON LA SOCIEDAD?!

En mi experiencia personal muy propia de mi, he percibido un montón de cosas que literalmente me sacan de onda. Estuve escarbando y escudriñando por algún rato entre mi baúl de recuerdos y saqué a flote algunas cosillas que me dan a entender que en vez de avanzar, la humanidad actual está retrocediendo. ¿Acaso los niños del kinder garden actual, no se sientan a la mesa en la hora del descanso para hablar de lo emocionante que estuvo el episodio de la caricatura en auge el día de ayer?, ¿Ya no juegan tazos en la escuela primaria sin que alguien los reprenda por recrearse sanamente?…

Bueno, quizás eso pasa por mis pensamientos porque en realidad, querramos o no, en los 90’s y a principios de los dosmilycacho, los niños ¡sí nos recreábamos!, es decir, ¡no existían celulares inteligentes ni tabletas con internet por doquier!. O sea ¡qué onda!, ¿qué pasa con todo eso?, ¿qué ocurrió con las ganas de los padres por hacer que sus hijos sobresalieran y no se quedaran estancados sin saber cómo actuar, o qué decir en determinada situación. Como ejemplo, hace unos días estuve en el hospital, y mientras esperaba para ser atendido me percaté de algo que no vi con los mejores ojos. Una señora dándole literalmente su celular a su pequeñuelo de unos tres años para “que se entretuviera”.

Por algún tiempillo (con eso de que todavía no sé ni qué me gusta), hubo una época en la cuál me adentré un poco en lo que a ciencias de la comunicación se refiere, y sin más, aprendí que si uno no se esfuerza lo suficiente por comunicarse (valga la “rebusnancia”) simple y sencillamente estarémos fritos. Es importante saber que hablar no significa tomar el celular y enviar mensajes de texto repletos de emoticons, sino de conversar con la persona que tenemos al lado para francamente entender lo que nos trata de transmitir. Y es que siendo realistas, ¡todos tenemos algo que contar!

Es cierto, existen algunas personas que no pueden hablar, ¿pero se han puesto a pensar en que incluso un abrazo es una forma de transmitir algo?, ¿de que una sonrisa puede significar todo para quien la está pasando mal?, ¿de que darle un sape a quien la está regando es también una forma de comunicar?, tal parece que gracias a las nuevas tecnologías nos estamos olvidando de lo que realmente es importante. Pero ¿saben qué?, lo peor es que hay en este mundo gente que en pleno siglo “reinado” por el papa Francisco I, ¡ni siquiera sabe chatear!

Sí mis pequeños padawanes, dejar en visto en cada ocasión que alguien les escribe no es como que la mejor manera de relacionarse. Créanme que es de muy demasiado mal gusto recibir al por mayor ese mensajito tan famoso conocido como “visto”, pero lo peor es que esto ocurre hasta cuando en realidad uno desea comunicarse con alguien. Una conversación es cosa de dos, ¡no es un monólogo!, y hablando precisamente de comunicación unilateral, existe hoy en día una subespecie que sobreentiende que con escuchar a alguien ya hizo demasiado, pero ¿no se han puesto a pensar que ese alguien les está tratando de comentar algo para recibir retroalimentación?, quizás algún consejo, algunas palabras de aliento, ¡posiblemente un regaño!,  lo que sea pero no una enorme ola de silencio cortante y rotundo. Cualquier cosa es buena para entablar comunicación, pero el ser tajante no nos llevará a ninguna parte.

Por otro lado, estaremos totalmente de acuerdo que a través de la comunicación es como transmitimos también conocimiento, experiencia e incluso sentimientos, ¿no es así?, entonces ¡¿por qué no comunicarse?! A decir verdad considero que existen diferentes formas de comunicación, pero por alguna razón, hoy por hoy la mayor parte de esta se reduce a SMS’s, inbox,  publicaciones y cosas idiotas que nos van alejando cada vez más de los demás.

Si de algo estoy seguro es que la tecnología en lugar de acercar a los que están lejos, terminó por alejar a los que estaban cerca, además de que dio también las pautas para comenzar una nueva generación de personas frías a las que poco les importa lo que ocurre a su alrededor, sea como sea, al menos para mí, la comunicación sigue siendo primero, pues “cuando se utiliza el idioma sin verdadera importancia, pierde su finalidad como medio de comunicación”, malamente “el hombre moderno se rodea de infinitas posibilidades de comunicación y, paradójicamente, es lo que siempre le falta”.


Anuncios

Acerca de Alex Olvera
Columnista Oficial en 656 Magazine Escribo diversos artículos con temas de actualidad, orientados a resolver y evitar problemas de la vida cotidiana de los lectores de uno de los principales sitios web en la frontera Juárez-El Paso. Autor - Escritor independiente para Independent-Publishing Beaufort Media GmbH (Alemania) Me encargo de escribir artículos bajo pedido. Estos trabajos están realizados de acuerdo con las especificaciones del cliente y se publican en diferentes e importantes portales de internet. En América Latina y España el sitio web es Utilidad.com y sólo acepta artículos de contenido original y de la más alta calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: