¿Y la cortesía?… Bien, gracias…


5-Mayo
Por:
Alejandro Olvera
En los últimos tiempos, se ha hecho evidente una gran ola de pésima educación por parte de niños, jóvenes y hasta adultos. Basta con quedarse unos momentos en silencio, para escuchar hasta las más extrañas groserías y tratos inauditos que se dan entre hombres y mujeres.

Las personas mayores cuentan que en años pasados el trato que se daba entre semejantes era muy correcto, pero en la actualidad parece que se ha olvidado esa costumbre de amabilidad con la que se convivía. Seguramente si en estos momentos le preguntáramos a la sociedad que entiende por cortesía, recibiremos como respuesta dos sencillas preguntas: ¿Cortesía?, ¿Qué es eso?… Sin duda alguna la mayoría de las personas hemos olvidado el concepto con la que se define esta palabra.

Su significado es breve, conciso y directo: “toda demostración de respeto o afecto que se le proporciona  a alguien con el deseo de agradar”. Llevar a cabo estas acciones es tan simple como decir “por favor” y “gracias”. Entonces, ¿Qué pasó?, en que momento las personas prefirieron seguir el camino más fácil (lo que generalmente se traduce en groserías y mala educación), en vez de ser amable y considerado.

Hoy en día ya no es raro ver al típico jovencito que al subirse al transporte público se aísla poniéndose unos auriculares para ignorar lo que ocurre a su alrededor. Mientras el joven está cómodamente sentado, bien puede estar de pie frente a él una señora embarazada, una madre con un bebé en brazos o hasta una persona de la tercera edad y pareciese que no hubiera alguien que pudiera ceder el asiento.

Claramente algunas personas piensan que las normas de cortesía son muy complicadas y hasta anticuadas. Quizá tengan razón hasta cierto punto, pero es necesario resaltar que ser educado es considerablemente importante en cualquier ámbito, desde saber cómo comportarse en un evento social, cómo hablar en público, cómo saludar a los demás. Este último es trascendental, pues aunque a quien saludemos no sea de nuestro completo agrado hay que saber sobrellevar la situación, las buenas maneras no las demuestran quienes las reciben, sino quienes las dan.

Indiscutiblemente los tiempos han cambiado, pero eso no quiere decir que las buenas costumbres también se deban modificar, no existen excusas para no ser educados. Hay que tomar la iniciativa y ser diferentes, recuerda que la cortesía empieza por uno mismo, ser amable no cuesta nada y hace que la convivencia sea más grata y cordial. Desde luego, no se puede obligar a nadie a tener este tipo de gestos, pero intenta ponerte en los zapatos del otro, a ti… ¿cómo te gustaría que te trataran?…

Anuncios

Acerca de Alex Olvera
Columnista Oficial en 656 Magazine Escribo diversos artículos con temas de actualidad, orientados a resolver y evitar problemas de la vida cotidiana de los lectores de uno de los principales sitios web en la frontera Juárez-El Paso. Autor - Escritor independiente para Independent-Publishing Beaufort Media GmbH (Alemania) Me encargo de escribir artículos bajo pedido. Estos trabajos están realizados de acuerdo con las especificaciones del cliente y se publican en diferentes e importantes portales de internet. En América Latina y España el sitio web es Utilidad.com y sólo acepta artículos de contenido original y de la más alta calidad.

One Response to ¿Y la cortesía?… Bien, gracias…

  1. Dini Mirry says:

    Muy buen articulo, tienes toda la razón, si te subes a alguna ruta, pues ver ahí perfectamente la escasez de cortesía que existe en la actualidad, la verdad es una pena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: